martes, 18 de octubre de 2011

Mi embarazo

Algo que ha hecho que mi vida sea diferente a partir de los 30, ha sido mi embarazo y mi reciente maternidad, de hecho, mi vida ahora mismo gira entorno a Dylan, ese niño de mis ojos con el que paso todo (y cuando digo todo, es todo) mi tiempo. Dylan ha sido un niño deseado; esto quiere decir que fue pensado, dicho y hecho, no se hizo esperar ni un poco (a los 3 meses de habernos casado decidimos intentarlo y vino sin pensárselo dos veces).

Eso sí, si pensábais que estar embarazada es un camino de rosas estáis muy equivocad@s, o al menos a mi me ha pasado de todo... El texto que os pongo a continuación, para poneros en antecedentes, es algo que escribí cuando estaba de 7 meses, aunque lo he editado, y aun vinieron más cosas...


"Estoy destrozaita... Esto del embarazo es un chollo, no duermes, pero eso sí, se te duermen las manos, las piernas, la boca, se te hinchan los pies y las piernas hasta niveles insospechados (lo documento gráficamente, menos mal que existen las sandalias), la cara, los dedos, te mareas, te cansas,te duele el pecho, tienes ganas de ir al baño a todas horas aunque luego no sirva de nada, te salen hemorroides, estrias, no puedes beber, no puedes "viajar", si bailas te sientes un bicho raro, lo de ir a la playa es un show; piensas que va a ser como siempre, y cuando te acuestas pareces un escarabajo pelotero panza arriba, no te puedes levantar, además tienes sensación de ahogo, y encima te salen manchas en la piel, de ir en barco ni hablemos, si ya es facil marearse en tierra en mar ni te cuento..., muchas veces estás sensible, de mal humor, y si no tienes suerte te toca trabajar hasta el último día, etc.

Menos mal que "SOLO" son 9 meses, jejeje, pero luego todo lo compensa el sentir esas pataditas (por no decir patadones) de tu bebé, y te da por reirte de lo bruto que es, y sueñas con verle la carita y tenerlo en brazos... y eso te hace MUY FELIZ :-)

A parte de lo dicho, he de decir que me dieron unos dolores de ciática insostenibles, se me desarrolló el olfato como si fuera un nuevo super poder (con lo que hueles tanto todo que te das cuenta de la peste que echan muchas cosas), de hecho lo que peor llevé fue el olor de las almohadas... ya podía lavar las sábanas o las propias almohadas, daba igual, el olor infernal que desprendían era angustioso!!! que mal lo pasé... y las hormonas revolucionadas hacian de mi una jekyll y miss hyde muy difícil de soportar por mi mal humor..., aunque reconozco que en el 9º mes todo cambió, y contrariamente a lo que suele suceder, comencé a dormir como un lirón, a penas iba a hacer pis, se me endulzó el carácter (o mejor dicho volvió a ser el que era) y disfruté del embarazo como en ningún otro mes. MUCHO ANIMO A TODAS LAS GORDITAS!!! que vale la pena!!!

 



No hay comentarios: